Aloe Albida


También llamada Aloe Hierba o Stapf (botánico quién la descubrió)

El Aloe albida es una pequeña suculenta con hojas largas y estrechas, que cuando florece, lo hace mostrando hermosas campanillas blancas en largos tallos.

Es uno de los Aloes de Hierba, un grupo de Aloes caducos con apariencia de hierba. Las hojas son de color grisáceo a verde azulado con una capa cerosa, de hasta 15 cm de largo y 0,5 cm de ancho.

Las flores aparecen en una sola inflorescencia, de hasta 15 cm de alto, generalmente a principios del otoño. El epíteto específico «albida» se toma de la palabra latina «albidus» que significa «blanquecino».

planta aloe albida con flores blancas sobre fondo negro

Una mirada rápida a sus características:

  • En exterior sitúa el aloe albida en la sombra con buena luz.
  • Se puede cultivar en interiores si se le da suficiente luz.
  • Sensible al frío extremo (Aguanta hasta -4 ºC).
  • La planta crece hasta los 15cm de altura en forma de semiesfera.
  • Reproducción por hijuelos o semillas.
  • Ideal entre los 20ºC y los 24ºC.
  • Necesita riegos más continuados que otros aloes pero igual resistente a sequías.
  • No tóxico para los seres humanos ni los animales.
  • Crecimiento lento.

Cuidados y Reproducción

El Aloe Albida o Aloe Stapf es un aloe fácil de cultivar, mantener y reproducir, ya puede tolerar temperaturas tan bajas como -4 ºC y aunque su crecimiento es lento, nos proporcionará bastantes hijuelos y semillas.

Cuidados:

Cuando cultives el Aloe Albida en interiores, coloca la planta cerca de una ventana orientada al sur o al suroeste que reciba mucha luz brillante e indirecta. En el exterior, sitúa este Aloe Hierba  con una sombra ligera (buena cantidad de luz sin exponerla directamente), especialmente durante las partes más calientes del día.

El drenaje es esencial porque demasiada humedad alrededor de las raíces puede causar la putrefacción de las mismas. Planta en un suelo bien drenado especialmente formulado para cactus y otras suculentas o si lo prefieres, prepara tu mismo el sustrato ideal (aquí te dejo un video explicativo:).

Los aloes generalmente no requieren de fertilizantes, pero pueden beneficiarse de los nutrientes adicionales si les aportas las cantidades correctas. Yo uso este fertilizante cada dos riegos.

Riego:

Estas suculentas necesitan un riego regular pero son muy tolerantes a las condiciones de sequía por períodos cortos y siempre intenta regar profundamente, pero sólo cuando el suelo esté seco. En este video te lo explico con detalle:

También puedes reducir el riego durante los meses de invierno, ya que en estos meses este aloe reduce su actividad.

Dónde plantar:

Una de las mejores características de este aloe es que no son particularmente de crecimiento rápido, y sólo rara vez necesitan ser replantadas. Pero cuando llegue el momento replanta en la primavera.

Usaremos siempre que podamos maceteros de arcilla que iremos aumentando en tamaño cada uno o dos años para evitar que las raíces tomen la forma del recipiente y afecte al crecimiento de la planta.

Reproducción:

Como siempre, intentaremos reproducir los Aloes en primavera, para que se beneficien del calor del verano en esta etapa tan sensible de su vida. La propagación del Aloe puede hacerse usando los hijuelos, esquejes o semillas de una planta madura.

Hijuelos

Los hijuelos son la forma más extendida en la reproducción de los aloes y poco más hay que añadir, pues aplica la técnica usada con otras variedades comunes.

Esquejes

Este tipo de aloe se puede reproducir también por esquejes de forma fácil: Los tallos se deben cortar debajo de la raíz de un nodo. Corta un tallo que se haya desarrollado raíces largas y déjalo secar durante al menos unas horas para sellar en la superficie de corte.

Coloca el tallo cortado en un medio de enraizamiento mantenido húmedo, pero no mojado, hasta que se formen más raíces y finalmente crezca como planta madura.

Semillas

Si decides usar semillas para reproducir esta variedad de aloe hierba, ten en cuenta que normalmente las semillas tardarán de 2 a 4 semanas en germinar y que necesitan un suelo ligeramente húmedo pero no encharcado, así evitaremos ataques de hongos.

Puede darse el caso de que las semillas no germinen en el primer año de ser plantadas y que al comiendo de la primavera del segundo año lo hagan, por lo tanto espera al menos un año para descartar esas semillas plantadas.

Toxicidad

El Aloe albida no está listado como tóxico para personas y mascotas.

Origen

Originaria de Sudáfrica. Crece en los pastizales de montaña y en las grietas de las rocas donde los pastos se mantienen bastante cortos.