Aloe Vera helada, congelada o nevada. Diagnóstico y solución

Dentro de las hojas del Aloe Vera hay una sustancia clara y gelatinosa hecha casi exclusivamente de agua. Aunque este gel de Aloe contiene cientos de otros componentes, aproximadamente el 99% de su composición es agua.

A pesar de que esto es un hecho interesante por sí mismo, conocer el contenido químico de su planta de Aloe Vera o Sábila también es útil cuando se acercan los meses de invierno.

Cuidar de un Aloe Vera durante el verano puede parecer un juego de niños, pero es un juego totalmente nuevo cuando las temperaturas frías y las heladas golpean, especialmente si esta planta suculenta fuera.

Si se deja fuera cuando las temperaturas bajan, el aloe puede sufrir algo parecido a la congelación. ¿Recuerdas toda el agua que contiene? ¿Qué le sucede al agua cuando está en el frío extremo? Se congela.

Por lo tanto, puedes terminar con un aloe congelado si no tomas las precauciones adecuadas para mantener su planta a refugio, su interior tiene una consistencia gelatinosa. Si tu Aloe ya ha sufrido una congelación en invierno, la pregunta cambia: ¿Un Aloe congelado está muerto o puede ser revivido?

¿Tu Aloe Vera está congelada?

Lo primero es lo primero: ¿cómo sabes si el frío es el culpable de que tu planta de Aloe esté enferma? He aquí algunos síntomas de un aloe congelado:

Por lo general, primero verá estos síntomas en las hojas exteriores de su Sábila. Es más probable que las hojas interiores permanezcan de un bonito color verde, ya que el frío tarda un poco más en llegar a ellas.

En la foto de abajo se aprecia cómo empiezan a oscurecerse las hojas y hasta a transparentarse y supurar.

Primeros Síntomas de congelación
Primeros Síntomas de congelación

Si el núcleo de tu Aloe Vera está todavía intacto, ¡estás de suerte! ¡Sus posibilidades de supervivencia acaban de aumentar!

Cómo revivir un Aloe Vera congelado

Si tu Aloe está completamente marrón y blando como el de la foto de inicio, es mejor aceptar la pérdida de la planta.

Las temperaturas frías suelen ser el último clavo en el ataúd. Pero si tiene algunas hojas verdes en el centro de la planta, hay medidas que puedes tomar para que las probabilidades estén siempre a favor de su planta suculenta.

Hojas centrales verdes en un Aloe Vera congelada

Paso uno: Para empezar, debe averiguar qué hacer con las hojas marrones y blandas de su aloe congelado. Las hojas de su aloe han adquirido ese color y consistencia porque el tejido de la hoja ha muerto.

Debido a que no hay forma de devolver las células muertas a la vida, no hay esperanza de recuperación para esas partes de su planta. Así que, esto es lo que haces:

Necesitarás: Un cuchillo afilado para sacar esas hojas marrones sin dañar la parte sana de la planta.

  • Corte (no sólo tire) las hojas marrones y blandas tan abajo como pueda
  • Recortar más allá del tejido dañado para asegurar una pizarra limpia
  • Opcional: empolvar los cortes con azufre agrícola

Todas las hojas marrones están demasiado lejos de la vida. A medida que vas cortando, relájate y date cuenta de que no puedes salvarlas a todos.

Paso dos: Ahora vamos al interior verde de tu planta. Aunque el clima frío hace estragos en el Aloe Vera, todavía puedes intentar salvar esta parte de su planta.

!No todo está perdido! Cortar las partes muertas te ayudará a concentrarte en lo que aún está vivo; si las deja pegadas a la planta, puede que sólo la drene, quitándole energía en la recuperación. Así que, esto es lo que haces después de cortar y recortar:

  • No riegue durante varias semanas, o hasta que la tierra se haya secado (quieres evitar añadir exceso de agua a la lista de cosas malas de tu planta de aloe)
  • Encuentra un lugar cálido en un alféizar para poner el Aloe (evita la luz solar directa)

Aunque llevar a cabo estos pasos no garantiza que su planta viva, seguramente le dará una mejor oportunidad de supervivencia.

Aunque esta planta no lo logre, existe la posibilidad de que broten «hijuelos» que luego pueden crecer para formar una nueva planta de aloe.

Cómo evitar que un Aloe Vera se congele

Como suculenta, el Aloe Vera es una planta de piel gruesa, lo que significa que puede soportar los climas extremos con facilidad. Pero cuando el clima se vuelve frío y húmedo, necesitas ayudarla un poco para evitar que se convierta en una masa gelatinosa muerta.

Aquí está la mejor manera de evitar tener que devolverle la vida a un aloe congelado:

Si tu Aloe está fuera en una maceta:

  • lleva tu planta de aloe al interior si la temperatura exterior cae por debajo de los 10 grados Centígrados.

Si tu Aloe está plantado en el suelo afuera:

  • Si no puedes meter la planta de Aloe en el interior durante el invierno, ponga estacas en el suelo alrededor del Aloe Vera y ponga una manta encima de ellas; termine asegurando los bordes con algo pesado como ladrillos o piedras grandes, para crear un espacio cálido que le proteja de las duras condiciones exteriores.

Es muy importante que consigas un sustrato drenante para evitar los excesos de agua que si se unen con temperaturas bajas pueden ser mortales.

Semillas Batlle 960051PIC Sustrato Cactus 5L, Verde, 32x25x32 cm
  • Buena proporción sólida
  • Altas dosis de magnesio
  • Evita las podredumbres radiculares
  • Hecho en España

4 comentarios en «Aloe Vera helada, congelada o nevada. Diagnóstico y solución»

  1. Buenas tardes, Mi aloe tiene la mayoría de las hojas negras y blnadas porque se ha congelado he procedido a retirarlas como explicas en el vídeo y quería saber si se puede aprovechar el gel de estas hojas, noto que tiene un olor muy fuerte un poco desagradable y que se ha convertido en un líquido acuoso de color rojizo. Muchas gracias. Un saludo.

    Responder

Deja un comentario