Reproducir Aloe Vera a partir de una Hoja


¿Se puede reproducir un Aloe Vera a partir de una hoja? ¿Si entierro una hoja de aloe vera desarrollará raices? Seguro que has visto muchos artículos en internet donde te explican cómo se desarrolla esta técnica de reproducción de aloes a través hojas cortadas. Hay muchos videos en Youtube donde hasta muestran el éxito de este procedimiento… entonces ¿Es un Mito o Realidad?

¡No se puede! Es imposible reproducir un Aloe Vera a través de una hoja. Es un mito.

Recibo muchos mensajes preguntándome esto, y la verdad que me fastidia que haya gente que juegue con la ilusión y el tiempo de los demás por lo que si estás leyendo este artículo, te pido que lo compartas en tus redes para terminar con ese bulo de una vez por todas.

Desmontando el mito de la reproducción de Aloe Vera a través de hojas

Pregunta:

¿Cuál es el secreto para cultivar un aloe a partir de un corte de hoja? Lo he intentado dos veces, pero ambas veces la hoja se pudrió sin producir una sola raíz.

Laura (Madrid)

Mi respuesta:

No es sorprendente que tus intentos no hayan tenido éxito, porque es imposible cultivar Aloe Vera a partir de un corte de hoja. Es otro de tantos mitos de las suculentas.

Pablo Barrantes

La hoja del Aloe Vera o Sábila, simplemente no produce brotes adventicios (brotes capaces de producir un hijuelo) en sus hojas. Hasta donde sé, ningún otro aloe ( y hablamos de más de 500 especies) crecerá a partir de esquejes de hojas tampoco. Simplemente no tienen la capacidad para hacerlo.

Cuando contesto a la gente con un: -No es posible, siempre me encuentro con la misma respuesta: – Pero lo vi en Internet!

A mi lo que más me sorprende es que gente como Iñigo Segurola, diga en Bricomanía que se puede… ¡es una locura!

Captura de pantalla de un vídeo de Bricomanía de Youtube

Y este es sólo uno de los muchos sitios que afirman que se puede cultivar un aloe a partir de un corte de hoja.

Lo que es curioso es que hay muchos sitios web y canales de Youtube que afirman que Si se puede. Incluso algunos medios muy serios, como el mencionado Bricomanía, Wikihow, etc etc. El problema aquí es que al ser medios de tanta autoridad, no cuestionamos si lo que dicen puede ni siquiera ser dudosos y los creemos a pies juntillas.

Estos sitios a menudo dan consejos contradictorios: A veces dicen de «hacer un corte limpio» otras que hay que «aplastar el extremo del corte»; «dejar la hoja intacta» contra «cortarla en secciones»; «dejar que la herida sane antes de plantar» contra «insertar el corte en la tierra de la maceta inmediatamente»; «ponerla de pie» contra «ponerla de lado», «aplicar una hormona de enraizamiento» contra «no aplicar hormona de enraizamiento», etc.

Aprende aquí cómo cortar una hoja correctamente.

Algunos incluso muestran fotos paso a paso del proceso recomendado, excepto que la última foto, la que debería mostrar el resultado, una hermosa planta bebé creciendo desde la base del corte de la hoja, suele faltar, aunque hoy día en el que escribo esto he llegado a ver un vídeo en Youtube donde nos tratan de engañar de forma burda:

¿Podéis apreciar como en el caso de la primera hoja plantada (Aloe Arborescens), la hoja tiene marcas y un color marroncito? En la segunda imagen ese color se vuelve verde y le desaparecen las marcas iniciales.

Imagen 1
Imagen 2

En la tercera imagen vemos como asoma ya el hijuelo después de meses, sin embargo, la hoja se ve perfecta. Apreciamos dos heridas en la hoja que deberían ir deteriorándose con el tiempo, ya que es tejido muerto, sin embargo, desde esa foto a la cuarta todo sigue igual; ¡incluso la tierra no se ha movido NADA!

Imagen 3
Imagen 4

Cuando atendemos a la quinta y sexta imagen, en el caso de la hoja de Aloe Barbadensis Miller, es aún más descarado ya que la tierra y la hoja tras supuestos meses sigue igual. Pero además los hijuelos parecen completamente distintos ya que en la quinta imagen la hojita derecha del hijuelo esta super desarrollada, sin embargo, en la última foto es la parte izquierda. (La tierra sigue igual en estas fotos también).

Imagen 5
Imagen 6

¿Cuál es la mejor forma de reproducir los Aloes?

División

La mejor manera de multiplicar el Aloe Vera o Sábila es la división. Incluso los Aloes jóvenes (2 años de edad mínimo) producen hijuelos. Cuando esto sucede, es tan fácil como desenterrarlos y plantarlos en su propia maceta.

No hay duda de que la forma más fácil de multiplicar el Aloe Vera es por división. En general, producen muchos hijuelos, incluso desde una edad muy temprana, lo que hace que este método sea muy popular.

Sólo hay que separar uno o dos plantitas de la madre, dejando preferiblemente a cada «bebé» unas pocas raíces propias. Se puede hacer esto cavando delicadamente en la base de la planta para liberarlos o desempolvando toda la planta, removiendo la mezcla de tierra, y luego separando la horda resultante de bebés.

Después de eso, es simplemente una cuestión de ponerlas en sus propias macetas, y luego regarlas poco al principio; más cuando los «bebés» empiezan a crecer. Ten en cuenta que los cachorros con al menos 4 hojas son más fáciles de crecer con éxito que las divisiones menos maduras.

Usa los materiales correctos para asegurar el éxito:

Esquejes de tallo y rizoma

A primera vista, la Sábila no parece tener mucho potencial para el corte de tallos. Después de todo, la especie no tiene tallo (produce una roseta que abraza el suelo, sin tallo visible) y no se puede tomar un corte de tallo de una planta que no tiene tallo. Aunque pudiera generar un tallo más visible si se estira debido a la falta de luz.

Pero hay un tallo: es sólo que está oculto por hojas densas y superpuestas. Normalmente, sólo considerarías tomar un corte de tallo cuando la planta madre está muriendo, quizás debido a la putrefacción de la raíz,algo no poco frecuente cuando no riegas tu aloe de forma correcta.

Despojada de sus hojas inferiores, un Aloe Vera desarrollará rápidamente nuevas raíces cuando su tallo desnudo se entierre en el suelo.

Para hacerlo, simplemente corta la parte superior de la planta por encima de cualquier signo de putrefacción y extrae unas pocas filas de hojas inferiores, dejando una sección de tallo desnudo de 2,5 a 5 cm de largo en la base del tallo, luego introdúcelo en una maceta de tierra. No riegues durante una semana más o menos, para que la herida pueda curarse un poco, luego comienza a regar gradualmente, aumentando a medida que se empiecen a formar las raíces. Dentro de 3 meses, la planta debería haberse recuperado completamente.

Obsérvese que hay muchas especies de aloes arbustivos y rastreros que no producen rosetas sin tallo, sino tallos ramificados de hojas bien espaciadas. Serán mucho más fáciles de multiplicar por los cortes de tallo.

También puedes tomar esquejes de rizomas. A medida que envejece, la planta desarrolla un grueso tallo subterráneo (rizoma) que se puede cortar en secciones. Cuando se plantan, estas secciones producirán rápidamente plantas jóvenes.

Esquejes de brotes de hojas

Hay una manera de tener éxito con lo que puede parecerse mucho al corte de una hoja. Es decir, si logras cosechar una pequeña sección del tallo junto con una hoja. Tal es si cortas una hoja libre, asegurándote de que la base del tallo permanezca unida, en lugar de tirar de una libre. Eso asegurará un pedazo de tallo del cual la planta podría regenerarse si se planta.

Esto puede parecer un corte de hoja, pero en realidad es una forma de corte de tallo, ya que el brote latente que llevas a la nueva planta viene del tallo, no de la hoja. Además, es difícil pensar en una situación en la que este método sería superior a cualquier otro. ¡Estos métodos son ya casi inverosímiles pero ciertos!

Por la semilla

Por supuesto, también puedes multiplicar el aloe por semillas si quieres. A veces, después de la floración, los áloes que crecen en el exterior producen vainas de semillas (esto rara vez ocurre en los áloes de interior debido a la ausencia de polinizadores) y si es así, podrías cosechar y sembrar las semillas resultantes cuando las vainas se abran.

Si no, las semillas de muchas especies de aloe son bastante fáciles de encontrar en Internet. Simplemente plantalas en el interior como cualquier otra planta. La germinación es un poco lenta, pero muy fácil de obtener. Aquí te dejo un artículo súper útil sobre cómo plantar semillas de aloe.

Con eso, he llegado al límite de las formas de multiplicar un aloe, y simplemente no incluye los cortes de hojas!

Si quieres tener éxito plantando cualquier suculenta debes trabajar con la perlita y la vermiculita cuando hagas tus mezclas:

Aquí te dejo mi vídeo de como hacen los montajes estos timadores:


Deja un comentario