Cómo plantar un Aloe Vera sin raíz


Conseguir que la planta crezca con nuevas raíces debería ser bastante sencillo, si se le da tiempo y paciencia. El problema que tienes que enfrentar en algún momento es por qué la planta perdió sus raíces en primer lugar.

Sin hacer ningún cambio en el cuidado, es muy probable que la planta vuelva a enraizar. Si tu Aloe Vera ha perdido las raíces, lo más seguro es que tenga que ver con un exceso de agua (demasiada) y/o una escasez de luz.

Dependiendo de la situación en la que se encuentre tu planta las probabilidades de éxito serán mayores o menores, ya que no es lo mismo tratar una planta que ha perdido las raíces con motivo de una putrefacción a tratar una planta sana que sufrió un accidente.

Haz un corte limpio en la base del tallo

Incluso si hablamos de un Aloe Vera sano que sufrió un accidente, probablemente enraíce sin problemas, sin embargo, si queremos que aumenten las posibilidades de éxito debemos tratar el tallo antes de la plantación en maceta. Los segmentos de tallo más cortos son los que mejor arraigan, así que corta el tallo entre 5 y 10 cm de largo, si puedes.

Usa un cutter o un cuchillo liso muy afilado para cortar el tallo, en lugar de tijeras o cuchillos de sierra, porque estos crearán un borde irregular

Deja secar y cicatrizar la parte inferior del tallo

Intenta dejar que la parte inferior de la planta se seque y cicatrice bien antes de volver a ponerla en la tierra húmeda, o habrá riesgo de putrefacción y aumentará las posibilidades de éxito al plantar. El extremo cortado del tallo de aloe debe dejarse secar de siete a diez días, o hasta que se vea blanco y se haya formado un callo.

No hay ningún problema en absoluto en permitir que la planta sin raíces esté en un lugar cálido y protegido durante unos días para que el tallo pueda sanar completamente.

Preparación de la tierra y la maceta

El uso del medio de cultivo y el contenedor correctos aumentará las posibilidades de lograr el corte de un tallo de aloe. El medio de cultivo debe ser ligero y estar esterilizado, con una buena retención de la humedad y un buen drenaje.

Combina medidas iguales de arena gruesa, perlita y turba molida, luego agrega agua hasta que se sienta ligeramente húmeda y déjela en remojo durante 10 a 15 minutos mientras preparas la maceta. Una pequeña maceta de plástico con agujeros de drenaje en la base es lo mejor, aunque las macetas de terracota o arcilla también funcionarán muy bien.

Lava la maceta muy bien para evitar cualquier contaminación, luego llénala con el sustrato preparado humedecido. Introduce el extremo del tallo de aloe cortando verticalmente en el medio de cultivo hasta que la mitad inferior esté completamente enterrada, luego presiona la tierra contra el tallo hasta que quede firme y recto.

Usa los materiales correctos para asegurar el éxito:

No riegues de más

Debes tener en cuenta que una planta sin raíces no tomará alimento del agua o de la tierra ya que no es posible la absorción. De este modo, el hecho de regar no va a alimentar a tu planta por lo que elimina esa idea de tu mente.

Regaremos en interior cada 2 o 3 semanas con la misión de establecer periodos húmedos y secos de forma regular. Es importante no regar hasta que la tierra se haya secado porque los esquejes suculentos son propensos a pudrirse si se mantienen en un suelo empapado. Además, este ciclo húmedo / seco preparará tu planta para cuando haya desarrollado las raíces.

Haz click aquí para saber porqué es tan importante este método.

Evita el sol directo

Evita el sol directo sobre una Sábila sin raíces. Manteniendo la planta en interior no hay manera de que puedas proporcionar demasiada luz solar directa. El sol en el interior de las casas nunca es directo porque el vidrio de la ventana corta la mayor parte de los rayos UV.

Sin duda, la planta se beneficiará de tener cuanta más luz pueda, pero nunca directa.

¿Cuánto tardará en desarrollar raíces?

Un esqueje de Sábila sano echará raíces con éxito en cuatro o seis semanas, aunque puede tardar más tiempo en temperaturas bajas o si hay muy poca luz. Puedes probar las raíces tirando suavemente de la base del corte para sentir si se ha anclado a la tierra.

Cuidados posteriores y trasplante

Los esquejes de Aloe Vera recién enraizados son sensibles y propensos a las lesiones, por lo que, si quieres llevarlo al exterior, debes adaptarlo poco a poco por un periodo de dos a cuatro semanas, una vez haya desarrollado las primeras raíces.

Si definitivamente quieres tener tu planta en exterior colócala en un lugar protegido, con luz solar filtrada. Cuanto más esperes para que le el sol directo, mucho mejor.

No te recomiendo cambiarlo de maceta hasta la siguiente primavera, ya que en el periodo de 6 meses a 1 año estará totalmente recuperada y lista para crecer en una nueva maceta.

La perlita y la vermiculita son dos materiales super importantes a la hora de plantar aloes sin raíz:


Deja un comentario