Cómo Regar Suculentas con Éxito

El tema más importante al momento de hablar del cuidado de las suculentas, sin lugar a duda, es el riego. Las suculentas son plantas que no requieren un riego frecuente como quizá lo necesiten otras plantas.

Es por esto por lo que aquí te quiero contar el porqué de la forma más adecuada de regar tus suculentas, cabe aclarar que, en este caso, no se trata de contarte cómo regarlas de forma exitosa, sino que, lo que pretendo es aclarar de una vez por todas el porqué deberías aplicar el método que yo utilizo para esto y que me ha funcionado de forma increíble.

¿Cuál es el mejor método de riego para suculentas?

Seguramente ya habrás escuchado hablar de varios y diversos métodos de riego, pero encontré uno que para mí ha sido perfecto y es el ideal, pues ha hecho que mis suculentas se desarrollen más grandes, más fuertes y completamente saludables, te estoy hablando del método de empapado y secado (como lo he llamado).

Esta técnica consiste en proporcionar abundante agua a las suculentas y después dejarlas secar por completo antes de tener que regarlas de nuevo.  Así que aquí te traigo todas las razones por las que debes utilizarlo con tus plantas y además te explicaré detalladamente el por qué las suculentas crecen mucho más y en un lapso mucho más corto gracias a este excelente método.

Pero, antes de empezar a darte mis razones del por qué es importante este método de riego, necesito que tengas muy claros dos conceptos previos que seguramente ya conoces:

 

  1. Relación entre raíces y hojas: ¿qué necesitamos para que una suculenta crezca alta, ancha y con unas hojas grandes? Necesitamos un sistema de raíces fuertes, grandes y muy ramificadas, pues cuantas más raíces tenga la planta, mayor será el volumen que van a tener sus hojas.

 

  1. Las suculentas acumulan agua en las hojas: como ya debes saberlo, las suculentas son plantas que acumulan agua en sus hojas o en su interior en el caso de los cactus.

 

Ya teniendo estos dos conceptos súper claros, debes tener también muy en cuenta de dónde provienen estas plantas, para entender sus necesidades básicas.  Entonces debes preguntarte:

  • ¿De dónde vienen las suculentas normalmente? La respuesta es que ellas provienen, en su mayoría, de las zonas áridas y de los desiertos generalmente.
  • ¿Qué sucede en este tipo de ambientes como los desiertos? Es claro que en este tipo de lugares se presentan períodos muy prolongados de sequía y es poco lo que llueve.

Viniendo las suculentas de este tipo de ambientes, es obvio que deben adaptarse a estas condiciones para almacenar suficiente agua y después enfrentar largas sequías, y es esto lo que queremos imitar con el método de riego del que les he venido a hablar, empapado y secado.

Así las cosas, durante los períodos de sequía, lo que hacen estas plantas al no recibir agua es obviamente buscarla de la forma que sea necesario. Y es en esta búsqueda que sus raíces empiezan a desarrollarse, me refiero a que van a crecer mucho más profundas, van a ramificarse más y van a ser más gruesas, precisamente porque necesitan tener más reservas de agua.

Al mismo tiempo se están preparando para cuando llueva porque, cuando esto suceda, entre más raíces tengan más cantidad de agua podrán retener. Entonces imagínate, las suculentas en esa época de sequía están desarrollando raíces y de repente llueve, ¿qué es lo que hacen? Pues retienen la máxima cantidad de agua posible y así se desarrollan también sus hojas más anchas, más grandes y darán más hijos, lo cual les permitirá finalmente acumular mucha más agua para sus reservas.

Repetición del proceso durante la época de crecimiento

Ahora bien, cuando llega otra época de sequía, ¿qué es lo que hace la planta? Sigue desarrollando sus raíces a costa de sus hojas, porque las hojas se van a ir contrayendo poco a poco y se van a ir haciendo más delgadas para poder nutrir a la planta y permitir que ésta siga desarrollando sus raíces, que es lo que necesita en ese momento.

Luego vuelve a llover y lo que hace la planta es recoger mucha más agua, la lleva a las hojas y es en ese momento donde va a desarrollar más hojas y con tamaños más grandes, por la simple razón de que quiere acumular más agua para el próximo período de sequía.  Todo este proceso de acumular reservas de agua para luego secarse por completo, lo repiten las suculentas cíclicamente una y otra vez sucesivamente.

Pues bien, esto es lo que yo te propongo, que simulemos un desierto a nuestras suculentas, vamos a regarlas, les vamos a hacer un empapado hasta que el agua salga por la parte de abajo y tengan, en sí, agua por todos lados, después las dejamos y no las volvemos a regar hasta que estén completamente secas.

Insisto, y quiero hacer mucho énfasis, en que no olvides que antes de volver a regar tus suculentas, éstas deben estar completamente secas.  La razón es muy simple y clara, son plantas muy propensas a morir por exceso de riego y no soportan estar durante mucho tiempo en un sustrato húmedo.  Así que, dejarlas secar muy bien antes de volverlas a regar, nos garantiza que las raíces de la planta no se pudran por exceso de agua, además, la humedad también les puede generar plagas y hongos.  De este modo, el método de empapado y secado es perfecto para prevenir este tipo de problemas con tus suculentas.

Truco para saber que la tierra de nuestra suculenta está seca

Es muy importante saber y estar seguros de cuándo está completamente seca la suculenta, y para esto te voy a dar un pequeño truco, que te facilitará las cosas, consiste en poner la maceta (que tenga orificio de drenaje).

Sobre una servilleta o papel absorbente por un par de horas y enseguida si empiezas a ver que el papel se torna un poco húmedo y arrugado, significará que en la planta todavía hay humedad, no quiere decir que haya agua en ella necesariamente, pero sí que aún tiene algo humedad, así que hasta que la servilleta no salga completamente seca no la vuelvas a regar, porque en ese período de sequía sabemos que están creciendo las raíces y cuando la riegues nuevamente entonces le crecerán las hojas y  después podrás añadir un fertilizante o cualquier extra que prefieras, para apoyar y optimizar su desarrollo.

Conclusión

Pues bien, te acabo de enseñar el método de riego más fácil y sencillo para tus plantas, con el que conseguirás el desarrollo óptimo de tus suculentas. ¡Te invito a que lo pruebes! Toma dos suculentas, a una riégala con la técnica del empapado y el secado y a la otra riégala con tu método habitual.

En poco tiempo, verás como la planta a la que le aplicaste el método del empapado y secado va a crecer más que la otra, se va a desarrollar mucho más grande y no sólo eso, sino que además, será una suculenta mucho más fuerte y saludable. ¡Inténtalo!

Seguramente te pareció muy sencillo ¿verdad? Pues de eso se trata, de que tengas en cuenta que no es complicado conseguir el buen desarrollo de tus plantas. Si entendiste el concepto que aquí quise enseñarte, seguro vas a triunfar con cualquier suculenta.

¡Hasta pronto!

Deja un comentario