Cómo Hacer un Hermoso y Sencillo Terrario de Suculentas

No sé si lo sabías, pero las suculentas se encuentran clasificadas dentro del grupo de plantas ornamentales y esto se debe precisamente a su grandiosa belleza; puedes usarlas no sólo para embellecer tu jardín sino también para decorar tu hogar.

La buena noticia es que nosotros mismos podemos elaborar hermosos terrarios para exaltar la belleza de estas plantas de una forma muy sencilla y utilizando materiales que están al alcance de todos, así podremos tener un elemento decorativo en casa que dará un toque muy especial a cada rinconcito donde vayan a estar.  Así que, sin más preámbulo, te enseñaré el secreto para conseguirlo con la técnica más sencilla que podrás encontrar.

Antes que nada debes asegurarte de conseguir todos los materiales que describiré a continuación y como ya lo mencioné todos estarán a tu alcance, pues se consiguen fácilmente y a precios muy accequibles, ahora… ve por ellos!

Lista de materiales

  1. Cristal de 3mm (especial para este tipo de manualidades).
  2. Corta cristales con aceite de motor (el aceite es indispensable para que la herramienta deslice muy bien al momento de hacer el corte).
  3. Rotulador y regla (la que tengas en casa seguro servirá).
  4. Plantilla para terrario de 5×5 .
  5. Papel lija (el más fino que consigas).
  6. Cinta de cobre para cubrir los bordes.
  7. Soldador y estaño.
  8. Guantes para manipular el cristal.

Una vez tengas listos todos los materiales, ahora sí puedes proceder a la elaboración siguiendo paso a paso cada una de las siguientes indicaciones.

Procedimiento para la elaboración del terrario

  1. Corte del Cristal

No te preocupes, puede resultar mucho más sencillo de lo que parece, sólo debes tener cuidado y precisión.  Lo primero que debes hacer es tener lista tu plantilla para dibujarla sobre el cristal, ubicándola de forma que desperdicies lo menos posible este material.

La plantilla es un cuadrado que deberás elaborar con medidas específicas de 5×5, necesitarás dos de estos cuadrados completos, otros tres con una variación y es que deberás recortar una de sus esquinas a cada uno (todas con la misma medida) y por último un triángulo que rellene el hueco creado por estos tres biseles.

Debes acomodarlas, aprovechando mucho el espacio, una seguida de la otra, algo similar a lo que muestra la siguiente imagen para aprovechar al máximo la lámina de cristal.

Cuando ya tengas las plantillas bien ubicadas, toma la regla y empieza a dibujar cada una de ellas sobre el cristal, precisando muy bien las medidas y asegurándote de que los trazos queden muy rectos.  Una vez hecho ésto ya puedes proceder a cortar.

Ahora bien, si deseas obtener un muy buen corte y sin tanto problema, ten en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Siempre que vayas a manipular el cristal, no olvides usar los guantes para proteger tus manos, no quieres que ocurra ningún accidente desafortunado.
  • Es indispensable poner en el corta cristales, antes de usarlo, aceite de motor (cualquiera que tengas), con el fin de que deslice suavemente sobre la superficie que se va a cortar, sin duda esto facilitará muchísimo tu trabajo.
  • Cuando vayas a usar el corta cristales es muy importante que tengas en cuenta la posición que le das, es decir, necesitarás que esté un poco inclinado sobre la superficie (no del todo), esto lo harás para que la rueda corra fácilmente y con un movimiento firme y continuo puedas obtener con mucho éxito un excelente corte.
  1. Lijar los bordes del cristal

¡Recuerda no omitir este paso, es muy importante!  Después de que hayas cortado cada una de las piezas, vas a lijar todos sus bordes para evitar accidentes con tus manos y no estropear la cinta de cobre que posteriormente deberás pegar.

La lija que uses debe ser muy fina y la manera más fácil en que puedes pulir el cristal será poniendo el papel lija sobre una superficie plana y firme, para después frotar sobre ella cada uno de los bordes de estas piezas, asegurándote de que no quede ningún borde afilado.  Antes de continuar con el siguiente paso debes percatarte también de limpiar muy bien los cristales ya que al pulirlos se queda un polvillo sobre ellos que si lo dejas allí te complicará un poco poner la cinta después.

  1. Cubrir los bordes del cristal con cinta de cobre

Este paso es muy sencillo.  Toma tu cinta de cobre y te darás cuenta que uno de sus lados viene con un pegante que se va a adherir fácilmente al cristal.  Lo único que debes hacer es iniciar poniendo la cinta sobre un extremo de la pieza y deslizar por todos sus bordes hasta cubrirlos todos, haz presión en la medida que vayas poniendo la cinta y ésto le dará mayor fijación sobre el cristal.

  1. Montaje del terrario

Ahora todo empieza a tener forma, pero antes de iniciar a unir las piezas, asegúrate de acomodarlas borde contra borde y no una sobre la otra, esto hará más fácil soldar después la estructura.  Luego, con mucho cuidado y paciencia, empieza a unir las piezas fijándolas con un poco de cinta de papel que será retirada después. Es casi como armar un lego, lo importante es que cada pieza encaje perfecto con la otra hasta obtener la estructura deseada.

  1. Soldar la estructura

En realidad no soy el más experto en el arte de soldar, lo cual significa que si yo pude hacerlo sin duda tú también lo harás.  Investigando un poco al respecto, encontré algo muy importante a tener en cuenta antes de iniciar y es que el soldador debe estar muy limpio para que pueda pegar bien el estaño y no cueste tanto fundirlo.  Para limpiarlo seguí uno de los consejos que brinda el internet y funcionó, sólo debes poner un estropajo en un recipiente pequeño y pasar varias veces la punta del soldador por ahí, de este modo conseguirás que tu soldador quede impecable y listo para ser usado.

Lo que harás a continuación será poner pequeños puntos de soldadura al interior de la estructura para asegurar todas sus partes.  Puedes iniciar sobre el triángulo y luego en cada una de las esquinas restantes, recuerda hacerlo siempre por dentro para garantizar que estéticamente se vea muy bien tu terrario.

Una vez hayas puesto todos los puntos de soldadura, podrás notar que no se verá muy lindo si dejas la soldadura a la vista, así que lo que puedes hacer es tomar un poco más de cinta de cobre y cubrir nuevamente esos bordes para tapar las imperfecciones, así tu estructura quedará a la altura de las hermosas suculentas que pondrás dentro de ella.

  1. Acomodar las suculentas dentro del terrario

Todo tu trabajo se verá recompensado en este último paso y tendrás la enorme satisfacción del deber cumplido.  Selecciona las suculentas que más te gusten, de los colores, formas y tamaño que prefieras; yo puse tres de las más lindas que encontré en colores rojo y verde, un contraste perfecto para evitar que el terrario se vea un poco plano, también ten a la mano algo de piedra blanca pequeña para decorar, lo demás será dejar fluir tu creatividad.

Inicia poniendo dentro la tierra (en mi caso utilicé la misma tierra donde ya las tenía sembradas), con un poco de ésta bastará para cubrir la base de la estructura de cristal de forma uniforme, posteriormente puedes transplantar las suculentas allí dentro con mucho cuidado de no ir a estropearlas (ten en cuenta fijar muy bien las plantas), luego decora a su alrededor con piedritas blancas y… ya está! habrás terminado así tu hermoso terrario.

Por último ubícalo en un lugar visible pues seguramente llenará de belleza y encanto este espacio.

No tengo la menor duda de que después de elaborar este terrario te sentirás muy orgulloso de haberlo hecho tú mismo y quedarás con muchas más ganas de hacer otros, así que aquí seguiré con nuevas y mejores ideas, compartiendo todos mis conocimientos al respecto contigo. ¡Hasta pronto!

 

Deja un comentario